Mercado Romano

Munera Gladiatoria:

“Espectáculo pagado por un patricio rico o por el propio Emperador consistente en la lucha de varios gladiadores para agasajar al pueblo romano y tenerlo de su parte. Sobretodo para poder obtener su voto y evitar conflictos.”

El Imperio Romano abarcó un periodo vastísimo. Desde el siglo VIII, a. C., hasta el siglo V, d. C., con la caída del Imperio de Occidente en el 476 d. C. Y si tuviéramos en cuenta el Imperio Oriental, hasta el año 1453 con la caída de Constantinopla ante los turcos que marcó el final de la Edad Media. Dentro de ello, los Gladiadores eran, básicamente, esclavos, prisioneros de guerra, condenados a muerte, que eran comprados con la intención de convertirlos en luchadores profesionales y dar espectáculo. El pueblo romano se ganó el respeto y el dominio de todos los territorios bañados por el Mar Mediterráneo, haciendo uso de su disciplina y del Gladio, la espada corta que les hizo invencibles. Ellos buscaban en su Juegos, recordar y representar a sus enemigos. Cada uno de los gladiadores era una reminiscencia de cada uno de aquellos pueblos que habían abatido o dominado. Había una selección: Murmillos, Hoplomachus, Tracios, Reciarios….y cada uno de ellos representaba a un pueblo y a su manera concreta de pelear.


 

 

 

Publicaciones Relacionadas